Las guaguas cubanas

Las guaguas cubanas, una manera 100 % cubana de viajar.

Cuando visites Cuba hay un recorrido que no te debes perder. Recorrer La Habana montado en un auto clásico de los años 50, en un divertido cocotaxi o en un ingenioso bicitaxi, son conocidos paseos que todo viajero desea experimentar; pero viajar por La Habana en guaguas es otra historia.

Con la desaparición de los tranvías en La Habana en 1950, la Ciudad se llenó de varios modelos de guaguas (autobuses), hasta que en los años 90 apareció un diseño que respondían a los momentos de crisis: los llamados Camellos. Estos ómnibus de metal que tenían dos grandes jorobas, como la de los camellos y 18 ruedas, desaparecieron de las calles de La Habana en el 2008 para dar paso a nuevas guaguas; este fue un hecho que denotó cierta mejora en el transporte de la capital.

Hoy, diariamente la capital cubana es atravesada por varias guaguas, y por el diminuto precio de su pasaje es el transporte principal de todos los cubanos. Viajar en guagua cuesta 0.40 centavos MN (con 0.05 centavos en CUC pagarás dos pasajes). Por esto y porque las cantidad de guaguas que hay no es suficiente, sin importar la hora del día siempre viajan repletas de personas. Por lo apretada que van las gentes, muchas veces en verano, el calor en las guaguas se vuelve muy molesto. Pero a pesar de esto, viajar en guaguas sigue siendo una opción recomendada, no solo por lo económico que resulta, sino porque es una manera fácil de recorrer toda la Ciudad a cualquier hora.

Cuando viajes por La Habana en guaguas experimentarás lo que es vivir realmente en Cuba; sudarás, tal vez hasta te aprieten un poco, el conductor de la guagua te gritará para que camines al fondo y dejes el pasillo libre: ¡Vamos un pasito atrás que se puede! Así descubrirás un panorama diferente de los cubanos, un recorrido que no conocerás si solo viajas en transportes climatizados y autos clásicos.