Jardín Diana de Gales de la Habana

Jardín Diana de Gales de la Habana, un pequeño oasis en el medio de la Habana.

Un verdadero rincón de paz a la orilla de la bahía habanera. Si visitas La Habana Vieja y estas cansado de la algarabía de sus calles, es un buen momento para conocer este lugar. Aunque el Jardín Diana de Gales se ubica en el corazón de La Habana Vieja, muy cerca de la Plaza de San Francisco, o de “las palomas”, dentro de este Jardín encontrarás un espacio para el sosiego y la meditación. Para llegar a este lugar puedes caminar por la Avenida del Puerto hasta que encuentres la Lonja del Comercio, frente al Convento de San Francisco de Asís; una vez que bordees el edificio de la Lonja, hallarás el Jardín de la princesa Diana.

Podrás visitar el Jardín cualquier día de la semana, pero siempre antes de las 5:00 pm, pues luego sus puertas cierran para conservar el ambiente íntimo de este lugar. La entrada es libre, siéntete seguro de invitar con quien quieras compartir unos minutos de tranquilidad. También, si quieres, puedes comprar con antelación alguna bebida o merienda y disfrutarla tranquilamente en el Jardín de la princesa Diana.

Jardín Diana de Gales de la Habana

El Jardín surgió pocos meses después de la muerte de la princesa Diana de Gales, como un homenaje a su memoria. Él crece alrededor de un tótem, obra el célebre artistas cubano Alfredo Sosabravo, el cual se encuentra en el centro de una fuente rodeada por varias plantas enredaderas y florales.

No importa el día o el clima, siempre en la sombra de los bancos del Jardín, podrás sentir la suave brisa de las aguas del Caribe, y sin alejarte totalmente de la algarabía de La Habana Vieja, podrás tomar una bocanada de tranquilidad.